Blogia
profedesociales

La monarquía absoluta (4). La monarquía hispánica. Política exterior de Felipe IV

La monarquía absoluta (4). La monarquía hispánica. Política exterior de Felipe IV

Felipe IV (1621-1665)

El mismo año que se encargaba del gobierno del Imperio, el rey Felipe IV con sólo 16 años, tendría que hacer frente a la mayor crisis bélica que se produjo en el siglo XVII en Europa: La guerra de los 30 años , en la que su padre, Felipe III, había entrado al prestar ayuda a su tío, el emperador Fernando II de Austria, en su enfrentamiento con los protestantes bohemios.

En 1621 termina la tregua de los 12 años con los holandeses y de nuevo empiezan los enfrentamientos militares.

Los intereses de Francia por reducir el poder de los Habsburgo en Europa llevaron al cardenal Richelieu, favorito del rey Luis XIII, a aliarse con Holanda y Suecia en contra de España en 1636. En represalia los ejercitos españoles atacaron las regiones francesas de Champagne y Borgogne, y amenazaron al mismísimo París. Finalmente fueron derrotados en Copiegne y después de ésta, los resultados no estuvieron claros entre los dos bandos.

En 1640 Cataluña se sublevaba contra Felipe IV y en 1641 Luis XIII fue proclamado conde de Barcelona, dividiéndose Cataluña en los partidarios de pertenecer a Francia o a España.

Ese mismo año se independiza Portugal que sumirá en una guerra a los dos países hasta 1668.  

En 1643 las tropas de Felipe IV, que debían hacer frente a la insurrección de Cataluña, fueron dramáticamente derrotados en Rocroi , marcando esta batalla el fin de los poderosos tercios españoles.

La guerra de los treinta años terminó en 1648 con la paz de Westfalia , pero el enfrentamiento de España con Francia se prolongó varios años más.

Francia, representada por el cardenal Mazarino, se alía con Inglaterra en 1653, lo que supone el ataque de los ejercitos ingleses las plazas españolas en América, Santo Domingo y Jamaica, pasando esta última a manos inglesas.

En 1654 Inglaterra declara oficialmente la guerra a España y a partir de este momento se intensifican los ataques corsarios a los barcos de las flotas españolas que venían de América.

En 1658 un nuevo pacto entre Inglaterra y Francia permite crear un ejercito que ataca a posesiones españolas en Europa y que, tras la derrota del ejercito español en la batalla de las Dunas , permitió que las plazas de Dunquerque, Flandes marítimo, parte de Bravante y otras se perdieran definitivamente. Esta derrota precipitó las conversaciones entre España y Francia hasta la firma en 1659 de la Paz de Los Pirineos , por la que se reconoce que los territorios españoles al norte de los Pirineos, como el Rosellón y la Cerdaña , así como el Artois y algunas plazas en Flandes, son para la corona francesa y se establece la actual frontera entre ambos estados.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres